martes, 20 de abril de 2010

HOUSTON, TENEMOS UN PROBLEMA


La NASA conmemoró  sin ceremonia el 40 aniversario del desastre de la misión Apolo XIII, que el 13 de abril de 1970 vio frustrado su objetivo de volver a la Luna tras un incidente que hizo célebre la frase "Houston, tenemos un problema".

Había estallado un tanque de oxígeno y se había desprendido un segundo tanque de la nave con la que James Lowell había soñado en convertirse en el segundo hombre en pisar la Luna. Por ello, fría y escuetamente, avisó al control de Houston del problema.
El Apolo XIII había partido del Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida) el 11 de abril de 1970 con el objetivo de repetir la hazaña del Apolo XI, que llegó a la Luna el 21 de julio de 1969.
Pero el desastre lo impidió y el Apolo XIII se convirtió en "el fracaso más exitoso" de la historia espacial, inmortalizado años más tarde en un libro que Lowell escribió al respecto y que Ron Howard se encargó de llevar al cine.
Tras el desastre de los tanques, los tres astronautas, Lowell, Fred Haise y John Swigert, tuvieron que abandonar el módulo de mando "Odisea" y trasladarse al "Aquarius", concebido inicialmente para depositarlos en la Luna.
En esos momentos se encontraban a unos 320.000 kilómetros de la Tierra y las vicisitudes del Apolo XIII capturaron la atención de todo el mundo.
Cuando les llegó la orden de intentar el retorno a la Tierra, los astronautas estaban apretujados en el pequeño espacio del módulo con más problemas de los que podían solucionar. No tenían ni energía ni oxígeno, ni cómo establecer un plan de retorno.
Finalmente, con la ayuda de los ingenieros de la NASA, la aventura del Apolo XIII terminó el 17 de abril de 1970 cuando el módulo, con la ayuda de un paracaídas, descendió sobre el Pacífico sur.
Fue, sin duda, una historia de éxito y superación propia de la época esplendor que vivía la NASA.
Hoy, cuarenta años después y con los presupuestos muy constreñidos, la agencia espacial estadounidense ha pasado de puntillas por esta gesta y se limitó a recordarla sólo con fotografías de los tres tripulantes del Apolo XIII y menciones a la odisea en su sitio de internet.
El único acto que tuvo vinculación con la debacle fue una reunión sostenida esta semana en el Planetario Adler de Chicago por tripulantes e ingenieros que participaron en aquella misión.
Según los expertos de la industria, algo así de discreto era de esperar en momentos en los que el futuro de la exploración espacial se encuentra en un limbo tras la decisión del presidente estadounidense Barack Obama de cancelar el programa "Constellation" para poner nuevamente a un hombre en la Luna.

1 comentario:

ANITA dijo...

Muchas veces me he preguntado el porqué no se ha intentado repetir la hazaña de volver a la luna. Con lo que se ha adelantado en tecnología.
Mucho se ha dicho que la primera vez fue una farsa muy bien planificada.
Tampoco veo la necesidad imperiosa de volver allí. Obama a parado el programa, creo que ahora no conviene gastar tantos millones en proyectos lunares dado como están las cosas.
A saber si algun día se repetirá.
Saludos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...