miércoles, 2 de diciembre de 2009

LLEGA LA NAVIDAD


Estamos en el umbral de la Navidad. Las primeras luces, en algunas ciudades ya avisan de su llegada. Los comercios estan prestos con sus adornos y sus atrayentes slogans para vaciarnos los bolsillos.
Comienza la epoca del año mas absurda. Se gasta lo que no se tiene. Se compra para cenar lo que durara varias sobremesas, que por otro lado podian haber sido mas baratas. Adquirimos regalos para quien pasa de nosotros todo el año. Nos sentamos para cenar y comer con personas que eludimos todo el año. Pero es Navidad y todo cambia, todo es diferente, hasta que llega el dia despues. Si el dia despues de Reyes, y miramos esa cuesta de enero que cada año es mas empinada la jodia.
Estas Navidades sigue con nosotros la crisis. Esta invitada que se sienta cada dia a mas mesas, y que hara que estiremos el euro como nunca.
Esta epoca, y concretamente en las noches del 24 al 25 y 31 al 1, es cuando mas peleas se producen entre familiares. Cenas que reunen viejas rencillas y acaban, gracias a las copas de mas, en el rosario de la aurora, susutituyendo a la misa del gallo.
Hasta aqui la parte negativa de la navidad, pero hay un lado agradable que a todos nos hace volver a ser niños. Por eso, cuando llega, recuerdo las vacaciones que comenzaban con la musica del canto de los numeros de la loteria. Poder salir con los amigos por las calles, campas y el puerto de Santurce. Recordar las tardes frente al televisor viendo la peli de vaqueros o de guerra.
Pegabamos nuestras caras a los esparates y mirabamos aquellos juguetes que nunca llegaron el dia de Reyes.
Eramos felices con un balon, un trozo de hierro para jugar al hinque o haciendo maravillosas casetas en la campa. Jugabamos en el puerto pesquero con las barcas, sintiendonos piratas en mares peligrosos. Nos poniamos las botas de monte, un bocadillo y nos adentrabamos en los caminos hacia la punta del Monte Serantes. Alli visitabamos las ruinas del Fortin, que en otro tiempo defendia estas tierras de la llegada de buques enemigos.
La Navidad en mi niñez sabia a turron blando y olia a calle.
Cuando pasan los años la Navidad sabe y huele a NOSTALGIA

2 comentarios:

ANITA dijo...

Excelente descripción de la navidad.
Y muy real esas rencillas familiares mezcladas con cava, que se lo digan a mi familia política, jeje ya ni se juntan por cierto.
Si es verdad que la añoranza de vivirla de otra manera es lo único que nos queda buena de ella, a veces me gustaría ser niña de nuevo.
Un abrazo

CAMIO dijo...

Creo que lo que nos fastidia de la nvidad es la nostalgia

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...